Reto juevero: fragmentos

Cartel retos de escritura creativa


Lo sé... Incumplo mi propio calendario de publicación y repito de nuevo experiencia esta semana para  participar en el reto juevero. Esto supone que habrá posts dos días seguidos, puesto que mañana es viernes y la entrada ya estaba preparada desde hace tiempo. Espero no saturaros con tanto contenido.

Volviendo a lo del tema del reto: en esta ocasión la convocatoria corre a cargo de Mónica del blog Neogéminis. Y ella es quien mejor explica qué hacer, así que, si sentís curiosidad, pasad por su rincón sin falta. Y de paso podréis leer el resto de textos participantes.

¿Lo habéis leído, verdad? ¿No os parece interesante tener que integrar en menos de 350 palabras uno de esos fragmentos o aludir al menos a uno de ellos de forma evidente? A mí  la idea me tentó mucho, y estuve indecisa entre dos de las citas que nos proponía, pero al final, como hago casi siempre, me dejé llevar y escribí mi escrito, pero solo a partir de una de ellas.

Antes de dejaros con mi relato, os dejo con la imagen de esta edición...

Imagen de fragmentos literarios para reto juevero
Imagen oficial para esta convocatoria


HISTORIAS DE LA HISTORIA


El verano tocaba a su fin y por las tardes, en cuanto comenzaba a soplar el cierzo, convenía abrigarse. A los niños no les importaba. Para ellos ese era uno de los mejores momentos de la jornada. Vestidos con sus pijamas infantiles, el cabello revuelto y ojos chispeantes, en parte por el cansancio que precede al sueño, en parte por la expectación, se agrupaban cerca de la lumbre de la cocina, subidos a la trébede* o sentados en sillas, banquetas o sobre el sofá-cama de la abuela. Las caras rojas, barnizadas por el sol, brillaban con el reflejo de las llamas del hogar, sonrientes. 


 A menudo los niños rivalizaban entre ellos por estar lo más cerca posible de la abuela y escuchar con mayor detalle cada una de las palabras de sus historias. Lo bueno es que aquella noche los relámpagos y truenos invitaban a una historia de miedo, y en eso la abuela era una auténtica especialista. En sus relatos no aparecían fantasmas, vikingos, ni piratas. Si acaso algún cazador. Pero siempre lograba ese punto de miedo e inquietud que tanto morbo suscitaba en los pequeños, aunque luego no pegaran ojo en toda la noche. Bastaba con hablarles de la verdad de una Guerra Civil que dividió el país en dos.


TRÉBEDE* : definición que aparece en la wikipedia y que se corresponde al concepto que yo he asociado desde mi infancia a ese término y que aplico en mi relato. Hoy, además, es el cumpleaños de mi madre, y precisamente algunos de mis mejores recuerdos son los de mis veranos en el pueblo donde ella nació, así que en cierto modo, este es un pequeño homenaje a ella.

separador divider máquina antigua


Antes de cerrar este post, me gustaría compartir un logo que creé hace tiempo, cuando conocí estos retos, aunque para nada es oficial, y su uso debería ser aprobado por los organizadores, claro, pero yo lo dejo caer por si acaso...

banner para jueveando


Y, ya rizando el rizo, me vais a perdonar 😇, pero tengo que volver a hacer un poco de "publi" de mi propio reto mensual. Si pincháis sobre la imagen que aparece a continuación podréis saber cuáles son los requisitos para participar en la edición de este mes. ¡Ojalá os animéis!


Y ahora sí que  no os robo más tiempo (vais a odiarme por repetir tanto esta frase), salvo para pediros que, si os apetece, me hagáis en los comentarios alguna observación de estilo. Por supuesto no es obligatorio, pero siempre es agradable recibir indicaciones que ayuden a mejorar mis textos. Osea que, aunque no lo mencione, si veis esta imagen en uno de mis posts... sentíos libres de hacerlo. De igual modo, si soléis escribir en vuestros blogs os lo podéis llevar a ellos si os apetece que alguien comente vuestros textos de esa manera, pues este banner surgió en realidad como una iniciativa que nunca llegó a fraguar.


banner lector cero


En fin, cazadores, millones de gracias por haber leído esto hasta el final. Si queréis volver, mañana regreso con nuevo contenido.

Nos leemos. Un besazo.
Rebeca-Gonzalo-1









Separador-divider-de-Cr-nicas-m-s-corto-1



Hace años, cuando escribía, casi con la misma rapidez con que llegaba el aire a mis pulmones, te invitaba a que paseases también por este rincón. Pero, por un tiempo, las letras me abandonaron y me refugié en el scrap, la bisutería y el mix-media. Producto de esa etapa nació: www.fabricadeartesania.com 
Afortunadamente, las letras han regresado a mi vida y no pienso renunciar a ellas, si puedo evitarlo. Pero a ratos también trasteo en mi blog de manualidades.

Seguro que te interesan

21 cazan nubes conmigo

  1. hola,
    no pasa nada porque cambies una entrada por otra, admiro lo que has conseguido transmitir en tan pocas lineas, yo seria encapaz ni de escribir una linea
    Besotessssssssss
    #Fase3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Serena!:

      Me alegra que te haya gustado mi relato y te haya creado esa sensación de contener mucho en tan poco espacio.

      Un besazo enorme.
      #devuelvocomentarios

      Eliminar
  2. ¡Hola, Rebeca! Desde luego que no hay peor historia de terror que la propia guerra. Ojalá esos niños de tu relato, y cualquiera de los del mundo real, lo aprendan desde pequeñitos para no repetir las estupideces de sus antecesores.
    ¡Estupendo el logo para el reto! Seguro que les gustará a los compañeros que suelen participar en él. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo que esa será siempre la peor de las historias posibles! Quiero pensar que de la pandemia muchos, aunque no todos, hemos aprendido grandes cosas, y que los posibles niños que escuchan ese tipo de historias como las que cuenta la abuela de mi relato a sus nietos también aprenderán algo.

      Un abrazo enorme.

      P.D.: me alegra que te guste el logo. A ver si gusta a los organizadores también.

      Eliminar
  3. Una muy tierna historia de recuerdos cálidos junto al hogar de una infancia feliz. Gracias Rebeca por sumarte a nuestros encuentros. Por cierto, muy creativo el logo que propones. Se me ocurre que bien podría ser utilizado para conducir a quien le interese participar a nuestro blog explicativo Inventario Juevero http://inventariojuevero.blogspot.com/. Allí están detallados los viejos y futuros organizadores, los temas ya publicados y las sugerencias para participar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste mi aportación, Mónica y me hace muy feliz que te haya gustado también el logo. Por mí estupendo si decidís darle esa utilidad, pero no depende de mí, por supuesto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Rebeca,si algo atrae la atención de los más pequeños sin duda es sentarse junto al fuego en una noche infernal donde los truenos sean las sombras de la oscuridad. Y si a todo eso está la abuela con sus historias ya sean de lo vivido por ella o aventuras inventadas,es la bomba.
    El fragmento elegido les has utilizado de un modo tierno y ameno.
    Un abrazo y muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy feliz tarde a ti también, Campirela, a ver si mañana puedo comentar a todos los participantes. Hoy al final me he liado con otras cosas.

      Me alegra que te haya parecido un texto tierno y ameno.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola.
    A mi se me haría muy difícil el escribir un pequeño relato en tan pocas palabras. Me ha gustado mucho el que has escrito así como lo que transmite. Me siento identificada con eso, ya que cuando era pequeña, si me contaban algo de miedo luego o no dormia o me tenía que ir a la cama de mis padres jajaja.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  6. Rebeca, tu relato es realista,ligero, ameno y claro. La ambientación es costumbrista y entrañable, a todos nos lleva a la infancia, escuchando cuentos al calor del hogar. Lo enclavas en un tiempo concreto, el final del verano. Los detalles son constantes en tu relato. Las caras de los niños, los truenos, los utensilios del fuego. Mezclas todos los elementos, bajo el color de las llamas del fuego, aportando una atmósfera mágica, ideal para contar algún cuento de misterio, que enganche la curiosidad y libere la imaginación...Mi felicitación y mi abrazo por tu buen hacer, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Los niños tan inocentes y a la vez con el miedo de tantas cosas, cuando aún están descubriendo el mundo, pero qué inocente es su mirada.

    Y has creado un bonito logo, qué bueno es aportar ideas, se te ve una persona muy creativa.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  8. El cierzo es un viento muy particular :-9 y cuando sopla, caramba...
    No hace falta inventarse nada para contar historias de miedo. Y las de la guerra son las más duras.
    En tu texto hay dos partes diferenciadas a la lectura. La introducción... que te lleva a escenas de ternura, de sonrisa, de recuerdos bonitos... y ese final que es como una bofetadas.
    Admiro cuando alquilen puede decir tanto en pocas palabras. No es un don que yo tenga, la verdad.
    Líneas claras, palabras sencillas...

    Por cierto, el fin de semana te pasaré el enlace de mi nocuento, que me he apuntado a tu reto y espero ir mes a mes. ¿Pones en algún sitio todos los participantes o ahí en la misma entrada?

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Milloooooooones de gracias por tu comentario. Y la visión que haces sobre mi texto.

      ¡Qué alegría que te animes con mi reto! Desde hace unos meses, recopilo en una entrada que se publica durante la primera quincena del mes siguiente de la convocatoria, los textos participantes.

      Estoy deseando leerte.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Felicidades para tu madre, Rebeca. No hay nada como los recuerdos infantiles, podremos vivir otros, pero esos, al ser las primeras experiencias se quedan grabados a fuego. Mi abuela también me contaba esas "historias de miedo" junto al fuego y unas castañas asadas. Siempre agradezco el glosario que justifica el uso de palabras poco corrientes. Te felicito, me ha encantado tu historia tan entrañable.

    Mil besitos para ti y muy feliz tarde ♥

    ResponderEliminar
  10. Me remonté tras tu escrito a la infancia, por suerte siempre hay un abuelo/a, Tío/a, que narran historias, y creo importante también conocer la historia a través de nuestros antecesores, porque tienen su verdad, aquella diferente a los libros.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  11. Las historias de la abuela en un ambiente hogareño hace que los recuerdos perduren
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. yo también tuve una abuela, de un pueblo de Castilla la Vieja, en cuya casa pasábamos veranos de noventa días y noventa noches, y en algunas de esas noches, entorno al fuego entre artesas, cuartillas , dallas y demás utensilios ya inusuales, contaba historias de lobos que en los inviernos crudos, bajaban de la sierra en busca de comida

    ResponderEliminar
  13. Rebeca has construido un bello homenaje a tu madre con una historia real que con el tiempo llega a construir la base más sólida de los recuerdos de los más pequeños, esas historias contadas por la abuela, siempre estará presente en sus vidas. Es una forma de transcender maravillosa y tú contribuiste a ello con tu ameno relatar.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Los recuerdos de la abuela, qué de maravillosos ratos me haces recordar. Un texto bonito, sencillo y tierno.

    Un abrazo y por una tarde estupenda

    ResponderEliminar
  15. Desde luego no hay nada más interesante no sólo para niños sino también para los no tan niños como aprender de las historias que nos cuentan las experiencias de nuestros mayores. Me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Es un texto claro y muy fácil de leer. Me parece un buen inicio de una historia.
    Como me gusta mucho la narrar en primera persona, creo que el texto quedaría más potente su la historia la contará, por ejemplo, por uno de los niños, un niño de la posguerra.
    Saludos.

    ResponderEliminar