De encabronada a cabrón

enero 13, 2020

¡Hola, cazadores!:

¿Cómo está siendo el arranque de año? ¿Os está tratando  bien el mes de enero? Espero que sí, y que no hayan decaído las ganas por llevar a cabo esos deseos con los que todos solemos despedirnos del año viejo. Seguro que lo conseguimos.

Y sí, yo soy de esas que este año se ha apuntado al gimnasio. A raíz de mi percance del pasado agosto había cogido siete kilos de más, y luego han llegado las navidades, y claro, aunque trato de controlarme siempre durante las fiestas, los excesos ahí están y se acumulan... Necesitaba con urgencia ponerme en serio con una rutina de ejercicio físico.

Lo cierto es que trabajo en un polideportivo municipal, pero las actividades que tenemos no acaban de encajar con mis gustos actuales, y eso que tenemos casi de todo, o no me encajan por horario (trabajo a turnos)... Así que me he liado la manta a la cabeza y hoy he hecho mi clase de prueba de Fitboxing en un centro privado (en la competencia sí 😅😅). La experiencia, en cuanto a la dinámica de la clase me ha gustado mucho, porque yo lo que quiero es desfogarme en el saco y de paso ponerme en forma, sin necesidad de "pegarme" con nadie, y para eso están los "descansos" entre cada round, que se aprovechan para hacer ejercicios funcionales: sentadillas, plancha, burpees, abdominales, flexiones... Así que de verdad que me ha encantado y los 47 minutos se han pasado volando. Teniendo en cuenta que lo del sparring no me va mucho y aquí siempre se trabaja con saco individual durante cada round, es perfecto para mí. Así me evito golpear a alguien por un error de cálculo mío o que alguien me pegue a mí, por lo mismo. 

Y diréis, ¿pero qué le pasa a esta? ¿Por qué me cuenta este rollo? Pues, porque aunque la semana pasada os adelantaba un poquito de qué iba a ir la entrada de hoy,  no concreté demasiado sobre el contenido real. Y lo del desfogue para liberarme del stress, sobre el que os vengo hablando durante todos los párrafos anteriores, tiene mucho que ver con el texto que os traigo y con el que os traje la semana pasada. Así que espero que no os asustéis demasiado por el tono que empleo en él.

El texto, subido hace unos días a Los 52 golpes, está escrito a modo de "carta", y habla sobre las peculiaridades de un compañero de trabajo "encantador". ¡Ojalá no tengáis la suerte de tener uno parecido trabajando con vosotros! Para leerlo íntegramente tendréis que seguir este enlace o el que dejo en forma de imagen al final del fragmento que os traigo.

Cartel de retos literarios


En fin, aquí va mi relato/carta en la segunda semana para la web de Los 52 golpes:

Logo de Los 52 golpes
Logo de Los 52 golpes


DE ENCABRONADA A CABRÓN
(relato parcial)


Querido cabrón:


¿Qué tal te va?, ¿cuántos cafés llevas ya hoy?, ¿y cigarros?, ¿televisan hoy algún partido interesante que hayas visto durante tu horario laboral? ¿Es cómoda esa silla, verdad? Me alegro.


No te puedes quejar. Me preocupo sinceramente por ti. Ante todo no conviene perder las formas, por mucho que seas el peor compañero de trabajo imaginable, y en esta carta haya mucha rabia mal contenida.


Por cierto, ¿te cuento algo divertido? A veces he imaginado colocar, a modo de espantapájaros que te suplante, una chaqueta sobre tu silla (ya sabes: esa de la que solo te separas para fumar o tomarte un café tras otro). Hasta el momento siempre me he arrepentido y no he dado el paso, porque la chaqueta no merece ser depósito de tanto odio.

Ya sabes que la hipocresía no va conmigo, y reír tu pasotismo con el que endulzas a los clientes impertinentes, sería incurrir en ella, por eso me ves siempre de mala hostia, "compañero", no es que esté de mala hostia sin más de manera constante. En este caso, el orden de los factores sí altera el producto. De hecho, si tuvieses dos dedos de frente, bueno en realidad los tienes, porque el tamaño de tu cabeza es considerable, desde luego. Lo malo es que no haces un uso adecuado de lo que se esconde en tu cavidad craneal, no al menos en el trabajo, si no es para buscar nuevas maneras de escaquearte. Perdón, ¿lo he escrito? Pues nada repito el párrafo, ya sabes que no tenemos typex.

Para leerlo completo pincha en la imagen bajo esta línea...

 Mi texto completo para Los 52 golpes. Segunda semana



Rebeca

Comprendo que os resulten chocantes tanto el tono del texto como su contenido, pero digamos que últimamente no llevo muy bien a los jetas, y necesitaba descargarme. Escribir sobre ello y practicar el fitboxing se suman y van en esa misma dirección. Espero que sus efectos sean duraderos, porque si no va a ser un año muy duro, me temo...

Y vosotros, ¿tenéis alguna manera o truco para liberar las tensiones diarias? Me encantaría saber cuáles son. Así que de paso que me comentáis qué os ha parecido mi "pseudocarta" (ya sabéis que la imagen que os dejo a continuación es para daros vía libre a hacer críticas literarias constructivas) estaría genial que me hablaseis también de vuestros recursos cuando la vida se hace cuesta arriba.

Lector-cero-1-1



Bueno, cazadores, crucemos los dedos para que la próxima semana el tono de mi texto sea de otra índole. Nos leemos.

Un besazo.
Separador-de-secciones-en-Cr-nicas-1

Hace años, cuando escribía, casi con la misma rapidez con que llegaba el aire a mis pulmones, te invitaba a que paseases también por este rincón. Pero, por un tiempo, las letras me abandonaron y me refugié en el scrap, la bisutería y el mix-media. Producto de esa etapa nació: 


Afortunadamente, las letras han regresado a mi vida y no pienso renunciar a ellas, si puedo evitarlo.

Otras nubes interesantes

3 cazan nubes conmigo

  1. ¡Holaaaaa!

    Jajajaj oye pues me ha encantado el tono del texto.
    Creo que la escritura es una forma perfecta de desahogarse y soltar todo lo que llevamos dentro, la rabia contenida incluida jajaja y oye, me alegra que hayas probado el Fitboxing, yo en su momento hacía Kick boxing y desde luego era suuuper relajante y terminaba las clases encantadas, además de que la gente era majísima y al final eso de pegarse termina uniendo mucho jajajajajaaj

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es una manera de mirarlo, Irene. Lo cierto es que esa situación me está creando un malestar que tengo que dominar o dejar que fluya de otra manera. No es bueno tratar de dominar esa ira sin controlarla, así que... ¡Viva el Fitboxing!

      Lo cierto es que me atraía el Kickboxing más, pero no encuentro ningún gimnasio que lo dé y que me cuadre de distancia, precio y horarios, así que como sucedáneo me quedo de momento con el Fitboxing.

      Un besazo y feliz semana.

      Eliminar
    2. Me alegra, por cierto que el tono de mi texto te haya gustado. ¡Ojalá cambie el chip y pueda escribir otro tipo de cosas! Si no me van a tomar por psicópata o sociópata... ¡Ufff!

      Eliminar

Este rincón es para quien quiera acercarse a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla.

Tu opinión me importa, así que cuéntame qué te han hecho sentir, por favor. Tus palabras son bien recibidas. Y, no tengas miedo, no haré un uso indebido de tus datos. Por estar aquí, ya cuentas con todo mi respeto y agradecimiento, y la LOPD lo secunda.

Puedes obtener más información sobre la Política de Privacidad de mi blog, en el enlace visible de "Aviso legal"que figura en la parte superior de mi sitio. ¡Bienvenido, cazador de nubes!

Separador-divider-de-Cr-nicas-m-s-corto-1