Técnicas de escritura creativa: binomio fantástico

noviembre 29, 2019

Arrancamos con una nueva sección, en este blog, que estaba deseando poner en marcha desde hace mucho tiempo. ¡Ojalá os resulte interesante y de utilidad a la hora de mejorar vuestros textos!

Y sí, me podéis considerar una obsesa con el tema de crecer en mi proceso de aprendizaje como escritora, ya no solo por lo mucho que incido una y mil veces en la importancia de evitar las faltas de ortografía y tratar de pulir nuestros textos al máximo en ese sentido (nunca dejéis de revisar lo que lleváis escrito, recurriendo a diccionarios o manuales, etc); sino, porque creo que el escritor ha de blindar su creatividad de alguna manera y tener suficientes recursos para evitar el bloqueo. No hay nada tan desalentador para un escritor como ponerse a la tarea de escribir y no plasmar en la hoja ni una sola palabra o idea.

Así que, ¿qué tal si descubrimos qué podemos hacer al respecto?

TÉCNICAS DE ESCRITURA CREATIVA: BINOMIO FANTÁSTICO



Cartel sección de Técnicas de escritura creativa

Si hay un experto en este ámbito ese es Gianni Rodari del que probablemente ya habéis oído hablar con anterioridad. Os dejo un enlace a su biografía para no hacer demasiado extenso este artículo. 

Su labor en ese terreno, sobre todo con su famosísimo libro GRAMÁTICA DE LA FANTASÍA, que os recomiendo vivamente que compréis, enseña a fondo y de forma muy clara cómo hacer para que esa musas, que a veces nos rehuyen, se conviertan en nuestras confidentes y acudan a nuestra llamada en cuanto las silbemos como decía la canción de la serie infantil Willy Fog, si nos encontramos en peligro (en este caso ante la hoja en blanco). Por cierto, el tema, Sílbame, lo cantaba Mocedades. Dato que yo desconocía por completo.



¡Ayyy!, me he puesto nostálgica con esta canción al ver el vídeo. ¡Cuánto me gustaba esta serie de pequeña! Recuerdo perfectamente que fue la primera colección de cromos que pude terminar (cromos que venían con los yogures Danone para más señas. Perdón por la publicidad). Teníamos la suerte de que una de nuestras tías fuese propietaria de una panadería en un mercado y nos los daba a mi hermano y a mí cuando la veíamos, faltaban varios años aún para que naciera mi hermana. Recuerdo incluso que el cromo 21 fue el que completó mi álbum. Ahora que lo pienso detenidamente, voy a tener que adoptar esa cifra como mi número de la suerte, pero bueno no voy a divagar más sobre ello. Ya os explicaré en otra ocasión el porqué de mi predilección por esa combinación de cifras.

Pero, ¡ufff! mejor retomo el tema central de esta entrada... ¿Qué tal si definimos un poco esa técnica con que inauguro esta sección? ¿Os parece? Pues vamos a ello.

BINOMIO FANTÁSTICO:


Básicamente esta técnica consiste en construir nuestro texto usando como pilares fundamentales dos únicas palabras que no guardan, en principio, ningún vínculo lógico entre sí. 

Aquí lo más importante radica precisamente en eso, es decir, en que ambas palabras sean conceptos muy distanciados entre sí en cuanto a su semántica. De lo contrario, esa magia o chispa rara vez tendrá lugar, porque las unirá la propia lógica no la imaginación, y al fin y al cabo esta es la que se quiere fomentar. Pongo un doble ejemplo para que veáis a qué me refiero:

Binomio fantástico. Ejemplo correcto e incorrecto.

Yo siempre tiro de diccionario para elegir al azar (muy importante esto último) las dos palabras mágicas, pero sé de gente que recurre a un libro que esté leyendo o incluso a un par de ellos. Yo, por ahora sigo con el método que me enseñaron en el colegio, pero tengo ganas de evolucionar un poco y dar el paso sacando esas dos palabras de un libro que tenga a mano.

A propósito, ¿os cuento un secreto?: uno de mis primeros cuentos, cuando aún era niña, lo escribí a partir de esas dos primeras palabras que os he puesto en el ejemplo positivo. Lástima que tenga ya muy olvidados los pormenores de aquel relato y no recuerde ni de qué iba la historia. Solo sé que a mi profesora y a mis compañeras les encantó (sí, cursé la antigua E.G.B en un colegio de monjas y por entonces era impensable tener aulas mixtas). 

Creo que en cierto modo, con esa experiencia literaria me entró el gusanillo por esto de la escritura.

Como veis esta técnica no es nada novedosa, pues muchas veces en mi reto, #Fuegoenlaspalabras, os invito a hacer algo similar, aunque predominan más los trinomios que los binomios. 

Sea como sea, si os apetece intentarlo, me encantaría ver vuestras interpretaciones a partir de las dos palabras señaladas arriba. Así que no dudéis en dejarme un comentario derivándome a vuestro post (prescindid de enlaces, por favor). Sería estupendo leeros. ¿Os atreveréis?

¿Conocíais este concepto? ¿Lo soléis usar para crear vuestros escritos? Y sobre todo, ¿os interesa este tipo de contenido y explicaciones? Sería estupendo que me lo contaseis. Os espero.

Un abrazo, cazadores.
Rebeca



Hace años, cuando escribía, casi con la misma rapidez con que llegaba el aire a mis pulmones, te invitaba a que paseases también por este rincón. Pero, por un tiempo, las letras me abandonaron y me refugié en el scrap, la bisutería y el mix-media. Producto de esa etapa nació:
Afortunadamente, las letras han regresado a mi vida y no pienso renunciar a ellas, si puedo evitarlo.

Otras nubes interesantes

0 cazan nubes conmigo

Éste es un rincón para todo el que quiera acercarse tímidamente a mis sueños y adentrarse en ellos, dando su parecer sobre su magia o lo que tienen de pesadilla.

Tu opinión me importa, así que no dejes de comentar qué te han hecho sentir, por favor. Tus palabras siempre serán bien recibidas. Y, no tengas miedo, no haré un uso indebido de los datos que facilitas al comentar. Por el hecho de estar aquí, ya cuentas con todo mi respeto y agradecimiento, y la LOPD secunda eso.

Puedes obtener más información sobre la Política de Privacidad de mi blog, en el enlace visible de "Aviso legal"que figura en la parte superior de mi sitio. ¡Bienvenido, cazador de nubes!

Separador-divider-de-Cr-nicas-m-s-corto-1