CUANDO ARRIBO A TUS ORILLAS...

Me pongo en peligro
cada vez que arribo a tus orillas.
Mi corazón escurre lágrimas rojas
que navegan por mis venas.

Tu sabor dulce me amarga,
sala mis pensamientos y mi vida.
Al otro lado de mi cuerpo
y de mis entrañas,
está el delta de tu figura,
hecha carne y fuego,
rosa y sangre.

Y las corrientes me arrastran
hasta ti...
siempre hacia tus rocas y ensenadas
 tan tiernas como afiladas.

Mi varadero, 
mi puerto, 
mi norte,
mi frontera
y nuestra meta...
Amor con mayúsculas.


Te invito a que pasees por las letras de mi otro blog: www.cuentosrecienhorneados.blogspot.com

Seguro que te interesan

4 cazan nubes conmigo

  1. Bueno, en fin... espero que me perdonéis estos versos tan peculiares. Baste deciros que estaba escuchando hace unos instantes un documental sobre el Delta del Ebro je, je.

    P.D.: el próximo poema hablará de lagunas ;)

    ResponderEliminar
  2. Esa manera de ponerse en peligro es una delicia, no conozco otra mejor, aunque duela a veces.
    El delta te ha quedado ni que bordado jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Ananda, eres muy generosa ja, ja. ;)

    Besotes.

    ResponderEliminar