SE CONFUNDIERON...

La ingresaron en un centro de desintoxicación en cuanto un par de transeuntes comunicó haber encontrado a una joven extremadamente pálida de mirada extraviada, balbuciendo incoherencias, tendida en medio de la calle entre intensos espasmos. Nadie reparó en dos ínfimas marcas en su cuello, ligeramente ensangrentadas, tapadas por un tatuaje reciente.

Seguro que te interesan

2 cazan nubes conmigo

  1. El tatuaje atenua por un momento el impacto de un gran final, de un microrrelato que sin duda continuará en la mente de cada lector que lo lea, porque aquel ser nos atrapa.

    Muy bueno Sechat, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Carlos, no sabes cuánto tiempo llevaba detrás de un micro que me convenciera. Un besote.

    ResponderEliminar