OPORTUNIDADES PERDIDAS

Foto de Photoalto

Ella se perdió entre la multitud como se pierde una lágrima en la arena. Ni siquiera volteó la cabeza, mientras se alejaba, en ese gesto tan suyo de atusarse el pelo, para simular una despedida. Y eso quizá fue lo que más le dolió: comprobar cómo la marea de gente la llevaba consigo y ni su propia y estúpida arrogancia, ni la fría resolución de ella, cedían en el instante más necesario.

Supo que la había perdido para siempre, cuando su corazón revolucionado por la intensidad del momento clamaba por salírsele del pecho y en cambio su garganta hacía caso omiso para proclamar un sincero: “Lo siento. Te necesito. Sin ti no soy nada” que nunca salió de ella.
(Microrrelato frase 25)

Seguro que te interesan

1 cazan nubes conmigo

  1. Lo hice a partir de la frase 25 del cuentacuentos. Es otro de mis experimentos, para crear microrrelatos.

    ResponderEliminar